¿Qué está pasando en las fronteras?

Firma para que el alambre y el hormigón NO estén por encima de los derechos y las vidas de las personas.

El alambre y el hormigón muchas veces crean muros fronterizos y lugares donde los derechos humanos son violados

© Olmo Calvo

SIN DERECHOS EN LAS FRONTERAS

Más de 70 vallados fronterizos para evitar la entrada de personas migrantes y refugiadas.

Más de 5.000 muertes registradas en el mundo en 2017 a lo largo de las rutas migratorias.

De ellas, más de 3.000 personas murieron ahogadas en el Mediterráneo, la ruta más mortal. 

Actualmente más de 68,5 millones de personas en el mundo se han visto obligadas a abandonar sus hogares para ponerse a salvo. En su huida, muchas quedan atrapadas en países de origen y tránsito donde sus derechos son vulnerados y corren grave peligro.

Además, a lo largo de su trayecto migratorio atraviesan fronteras convertidas en espacios de “no derechos” donde la violencia y la impunidad se anteponen al respeto de sus vidas, su dignidad y sus derechos.

En un mundo interconectado, el alambre y el hormigón dominan el paisaje creando más de 70 muros fronterizos, generando “no lugares” en los que los derechos humanos son sistemáticamente vulnerados en pleno siglo XXI.

España

La respuesta de las autoridades ante el importante incremento de llegadas a costas españolas es “improvisada y arbitraria”, esto supone graves dificultades para que las personas puedan solicitar asilo.

Italia

Las personas que llegan a los puertos italianos, tras un duro viaje en alta mar, se exponen a procesos de identificación en estado de shock, sometidos a preguntas ‘trampa’ que impiden que se garantice su derecho a solicitar asilo.

Grecia

Miles de personas que solicitan asilo continúan atrapadas en las islas. Las condiciones en los centros y los campos, las largas esperas, la falta de información e incertidumbre tienen un enorme impacto a nivel físico y psicológico en las personas.

México

Las personas migrantes y refugiadas están expuestas a extorsión, secuestros, a la detención sistemática de menores y a la trata de personas y violencia sexual. No existe una protección efectiva para las personas que solicitan asilo.

EN CEAR

Llevamos desde 1979 defendiendo el derecho de asilo y los derechos humanos de las personas refugiadas que vienen huyendo de conflictos bélicos o de violación de Derechos Humanos.
Damos atención directa e integral a las personas, desde la acogida, inclusión, traducción e interpretación, atención psicosocial, hasta la defensa jurídica y la denuncia para avanzar en el reconocimiento de los derechos de las personas refugiadas.

¡Ayúdanos con tu firma a poner fin al alambre y el hormigón!

Esta web utiliza cookies

Esta página utiliza cookies, tanto propias como de terceros. Sirven para finalidades técnicas y analíticas, para seleccionar y personalizar los anuncios que presentamos u ofrecer funcionalidades sociales. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso. Puedes acceder a toda la información y ver cómo rechazar las cookies en Política de Cookies.